Cómo eliminar puntos negros, poros abiertos e imperfecciones

Cómo conseguir esa piel perfecta del rostro que tanto todos deseamos…a menudo nosotros encontramos estas rutinas por separado: unas para puntos negros, para imperfecciones, para poros abiertos…

así que yo he decidido hacer un tutorial, hoy, con la rutina total para evitar todas estas imperfecciones en su conjunto y tener una piel muy muy luminosa, jugosa y perfecta.

¡Empezamos!

El primer paso será aplicar el agua micelar para limpiar todo el rostro… también vosotros podéis hacerlo con jabón para el rostro o lo que utilicéis todas las mañanas para limpiar vuestros vosotros. Yo la aplicaré con una toalla desmaquillante sobre todas esas zonas donde tengamos puntos negros, imperfecciones o poros abiertos (en mi caso voy a hacer en tratamientos sobre la zona de la barbilla, con suaves masajes… sobre la zona de la nariz y sobre esta zona que está cercana a las mejillas, entre la nariz y las mejillas).

captura

Para el segundo paso nosotros vamos a necesitar un poquito de agua dentro de un vaso y una cucharada pequeña de bicarbonato sódico hasta crear una pasta de bastante consistencia (con agua y bicarbonato).

vvxcv

Cuando nosotros  tengamos la pasta  conformada, la aplicamos con los dedos sobre nuestra piel y sobre esas zonas a tratar, aplicando un suave masaje para exfoliar todas las zonas… Para finalizar esta exfoliación será útil utilizar un cepillo dental con púas siempre blandas para no dañar nuestra piel, para que no enrojezca, y que la piel no sufra en los siguientes tratamientos… Con este suave masaje se habrá desprendido el producto aplicado y ahora nosotros sólo tenemos que pasar una toalla húmeda para eliminar el resto.

scxc

En un cazo (con agua hirviendo), nosotros vamos a introducir una pequeña toalla y la dejaremos unos segundos… (dejar enfriar durante unos segundos, unos minutos, hasta que la toalla alcance una temperatura óptima para nuestra piel y y evitar quemarnos). Ahora, nosotros aplicaremos a toalla, durante 2 minutos, sobre cada una de las zonas que nosotros queremos tratar, para que nuestros poros se dilaten, y así los siguientes tratamientos serán muchísimo más efectivos… Para el cuarto paso nosotros vamos a necesitar: media cucharada de gelatina (esta gelatina es de fresa, en concreto), media cucharada de leche y nosotros haremos una mezcla perfecta que durante 10 segundos calentaremos en el microondas (ni un segundo más ni un segundo menos)… y este es el resultado, de consistencia fluída, líquida que será perfecto para aplicar sobre nuestra piel. Yo lo voy a extender sobre las zonas con una brocha antigua (inservible).

vdvd

ahora, yo voy a dejar secar todo el conjunto durante aproximadamente unos 20 minutos… Tras comprobar que la mascarilla está totalmente seca, nosotros vamos a empezar a despegar poco a poco y, como vosotros podéis ver, la mascarilla se extrae perfectamente y sin esfuerzo… Es posible que vosotros sintáis una leve molestia a medida que vayáis ‘arrancando’ esos puntos negros…       la pieza sale entera y no se rompe en absoluto, siempre y cuando vosotros respetéis las cantidades de leche y de polvo de gelatina adecuados. El último de los pasos será cerrar esos poros y sellarlos, después de haber arrastrado con la mascarilla toda esa posible suciedad que nosotros  tuviéramos. Nosotros vamos a utilizar la clara de un huevo y nosotros debemos tener en cuenta que esta clara de huevo tiene que estar muy fría (de la nevera) para que los poros se cierren mejor, con esa temperatura, Yo usaré un pequeño pincel y dejaré actuar a la clara de huevo durante aproximadamente diez minutos para que esta seque bien y selle el poro. Cuando vosotros notéis  que la clara de huevo tiene grietas y que se ha secado completamente, entonces, vosotros lavaréis vuestro rostro con agua y jabón (o con lo que utilicéis) pero yo lo que voy a hacer, para la demostración, será limpiar con una toalla húmeda.

Un truco para mantener esta limpieza durante la semana completa y no tener que repetir el tratamiento todos los días (porque eso sería bastante pesado y largo) es aplicar agua oxigenada con un hisopo cada 2-3 días de la semana sobre las zonas a tratar. ¡Cuidado con el agua oxigenada!  Esta debe ser aplicada sólo por la noche porque el agua oxigenada en contacto con la luz solar puede decolorar nuestra piel, incluso nuestro bello facial. El agua oxigenada, además de desinfectar, disminuirá ese color negro o marrón que tienen nuestros “puntos negros”, estos poros abiertos de la piel.

Add Comment